Mi alter ego 2.0
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
Himari Takakura (30)
 
Megurine Luka (15)
 
Kamba Takakura (7)
 
Shou (5)
 
Shoma Takakura (5)
 
Chris Redfield (4)
 
Sion (3)
 
Kotetsu T. Kaburagi (3)
 
Himeko Ivanovich Ivanov (3)
 
Natsumi R (2)
 


Foro Setsuka.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Foro Setsuka.

Mensaje por Invitado el Vie Nov 19, 2010 6:49 pm




Setsuka, un mundo en el cual el otoño y el verano no existen, dejando como estaciones solo el invierno y la primavera, en este mundo la pobreza es algo de lo preocuparse, las familias mas pobres por lo general no pueden mantenerse, viéndose obligados de abandonar a sus hijos, los cuales mayormente morían por hipotermia en el duro invierno de Setsuka, así era hasta que un amable tipo quiso ponerle fin a ese triste destino, por desgracia ¡el no podía adoptar a todos esos niños! Con suerte unos cuantos podrían vivir con el, si tan solo, el pudiera incitar a los mas acomodados habitantes de Setsuka a adoptar a algunos de esos niños, así fue como surgió la idea de abrir la tienda .

Si el no podría adoptar a todos los niños, podía abrir una tienda donde fueran vendidos como mascotas para los bakemonos, las personas mas acomodadas solían ser llamadas así por los habitantes mas pobres de Setsuka, a los cuales los mismos bakemonos llamaban, ningentekina, en fin, si bien a una persona normal no le gustaría ser la mascota de alguien, era mejor que vivir en la calle y morir.

La tienda Akina tenía popularidad, los niños abandonados en las calles no tardaban en ser llevados a la tienda y poco tiempo después las mismas familias vendían a sus hijos a la tienda para que tuviesen posibilidades de una mejor vida, todo iba sobre ruedas, todo hasta que a los pocos meses de que la tienda fuera abierta, su fundador muriera en extrañas circunstancias.

¿Qué seria de la tienda Akina y de los ningentekina que necesitaban de esta para vivir? Pues tal como decía en el testamento de señor Akina, sus hijos serian los encargados de mantener la tienda, Itami y Haru Akina, ambos tenían un rostro similar, pues estos eran gemelos, pero sus personalidades eran totalmente opuestas, Haru por su parte amaba a los ningentekina, hasta el punto de comprar a uno de estos, Itami…bueno, Itami también amaba a los ningentekina, pero solo los quería para beneficio propio, los quería para que estos complacieran sus necesidades, este también llego a comprar uno, pero debido a que Itami le daba un trato hostil, su mascota se revelo contra el, actuando de manera violenta, esto solo consiguió enfurecer a Itami, logrando que en su mente surgiera una macabra idea.

Un collar que provoca electro-choques, estos eran colocándoos alrededor del cuello de el ningentekina, si este desobedecía o intentaba atacar a su amo, el collar mandaba una fuerte descarga eléctrica, provocando el suficiente dolor en la mascota como para conseguir calmarlo y anular sus poderes, la idea le desagrado por completo a Haru, alegando que eso era maltrato psicológico y físico en contra las mascotas, pero debido a que muchos de los bakemonos tenían el mismo problema de rebeldía por parte de sus ningentekina, la idea del collar fue totalmente acogida, así que este collar rápidamente fue puesto en cada una de las mascotas, dejando el control a cargo de su amo.

Como si lo anterior no hubiese sido suficiente para mantener a los ningentekinas bajo control, a Itami no se le ocurrió mejor idea que aplicar un nuevo plan de estudios a las futuras mascotas, no era nada complicado, nada amplio, hasta la mas torpe de las criaturas podrían entenderlos, este plan consistía en educar a los ningentekinas, haciéndoles creer, que los bakemonos, eran superiores a ellos en todo aspectos, haciéndolos ver como una especie de Dios ante ellos, así como es común en la religión algunos eligen si creer, otros no, algunas de las futuras mascotas bien comenzaron a adorar a los bakemonos como sus Dioses, y si estos eran sus amos, los adoraban aun mas.

¿Pero que paso con Haru? Este estaba horrendamente furioso, pero como bien es dicho, la mayoría siempre gana, y la mayoría estaba a favor de su manipulador hermano gemelo, el tiempo paso y los ningentekinas se vendían como pan caliente, no era extraño ver que mas de un bakemono llegara a enamorarse de su mascota y formar una familia con esta ultima, situación que también se aplico a Haru, su mundo se ilumino cuando su querida Yuri, dio a luz a una pequeña niña, pero esto influyo sumamente en su posición socioeconómica, puesto a que fue totalmente mal visto que Haru contrajese matrimonio con su mascota, y para variar, engendrara una criatura con esta, la popularidad de la familia Akina comenzó a descender en picada. Itami al enterarse de esto, decidió interferir.

Las rumores se expandían tan rápidamente como un incendio lo hace, ya toda la ciudad sabia que la familia del primogénito Haru, había desaparecido, incluyendo a este ultimo, no había quedado rastro de ellos ni de su paradero, a Itami se le veía bastante atareado, aparentemente este buscaba a su hermano con desesperación, cosa que no hizo mas que surgir mas rumores, uno de estos y quizás el que mas se acercaba a la realidad, era que Itami era quien estaba detrás de la “desaparición” de su hermano.

Años, años pasaron, la familia Akina estaba en la cumbre de las familias, Itami era un hombre de negocios totalmente ocupado, el cual contaba de una pequeña familia, esta consistía de dos gemelos, un chico y una chica, su esposa había muerto al parecer al dar a luz a sus hijos, Itami ya no tenia tiempo de encargarse de la tienda y de otros de sus “negocios” por lo que en una importante, y quizás no tan sabia decisión, decidió heredar la tienda a sus gemelos, totalmente seguro de que estos la dirigirían tal y como lo había echo el.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.